jueves, 7 de junio de 2018

Renovación del acompañamiento musical con la Banda de Música Maestro Dueñas


En la noche de ayer se rubricó en nuestra Casa de Hermandad el compromiso que une a la Hermandad con la Banda de Música Maestro Dueñas de El Puerto de Santa María, mediante el cual acompañarán musicalmente a la Imagen de Nuestra Señora de los Dolores en la Estación de Penitencia de los años 2019 y 2020.


Es para esta Hermandad un motivo de alegría que la señera Banda de Maestro Dueñas nos siga acompañando y deleitando con sus sones, para seguir disfrutando del binomio perfecto que forman la Banda y la Hermandad. Debemos recordar que la Banda es Hermana Honoraria de la Hermandad y que ininterrumpidamente desde el año 2001 pone su música de forma magistral a la Señora de los Dolores.

miércoles, 6 de junio de 2018

Concesión de la Insignia de Oro de la Hermandad del Silencio a N.H.D. Marco Antonio Bobillo Amate


Nuestra más sincera enhorabuena a N.H.D. Marco Antonio Bobillo Amate, Capataz General de nuestra Hermandad, por la concesión de la insignia de oro de la querida Hermandad del Silencio como reconocimiento a los veinte años al frente de los martillos de dicha Hermandad.

Es un motivo de satisfacción este reconocimiento a la trayectoria del que a nuestro juicio ha sido, continúa siendo y esperemos que por muchos años más, un referente en el mundo del martillo y la trabajadera  en nuestra ciudad, alcanzando altas cotas de perfección tanto en el andar de los pasos como en el cuidado de los costaleros.

La insignia de Oro le será impuesta durante la Solemne Función en honor a María Santísima del Amor, que tendrá lugar el próximo sábado día 9 de junio a las 8 de la tarde, a la que nuestra Hermandad asistirá corporativamente.

Desde estas líneas queremos mostrar también nuestra gratitud a la Hermandad del Silencio, por tener a bien la concesión de esta merecida distinción a nuestro hermano amigo y capataz Marco Bobillo.


miércoles, 16 de mayo de 2018

Ofrenda de Alimentos y Flores

El próximo domingo 27 de mayo a la una de la tarde en la Iglesia de la Santísima Trinidad, se celebrará la anual Ofrenda de Alimentos y Flores en conmemoración del Concilio de Éfeso, donde María fue proclamada Madre de Dios.

Predicará Fray Martín Alexis González Gaspar O.P., estando la parte musical como siempre, a cargo del Coro de la Hermandad.


Desde la Junta de Gobierno se pide especialmente a los hermanos y devotos que preferentemente ofrezcan alimentos no perecederos, que se entregarán a Cáritas Parroquial de El Carmen.


jueves, 22 de marzo de 2018

Séptimo día del Septenario a Nuestra Señora de los Dolores



Séptimo Dolor: Jesús es colocado en el sepulcro
Postrera daga del dolor
el broche del septenario
aguijón de los abismos
hacedora del pecado
maldito fuego sin leña
en la fragua de Vulcano
torrente de fina lava
surcando por los sembrados
dónde nacen las respuestas
para aplacar los quebrantos
de una Madre que se muere
por el borde de su manto
dónde están los valientes
los verdugos del finado
los que firmaron la muerte
sin piedad y con descaro
dónde están que den la cara
los cobardes avispados
esos que tiran la piedra
y luego esconden la mano
dónde están los defensores
mirones de los calvarios
parlanchines de palabras
siempre con brazos cruzados
dónde están los cofrades
cuando mueren los abrazos
y la euforia se termina
esperando pase un año
dónde están los cristianos
los amigos verdaderos
los que viven su bautismo
sin temores y sin miedos
dónde están los heraldos
de la injusticia voceros
que caminen por Sanlúcar
sembrando huellas de cielo
endulzando los dolores
con caricias de consuelo
enjugando las lágrimas
con verdesino pañuelo
para decirle a la Madre
a la luz de cada hecho
que ya sobran las palabras
para enmendar los tormentos
y desgarra el corazón
verla siempre padeciendo
preguntándole el porqué
a las puertas del infierno
mientras acoge el sepulcro
la textura de los huesos
y la losa pendenciera
sella los ojos de negro
sólo el eco del vacío
agasajando al silencio
el que rompe sus costuras
al graznido de los cuervos
y los relojes de arena
cuentan los granos del tiempo
pues muertas nacen las horas
en el seno del averno
allí yacerá la vida
tres días sin más remedio
para que triunfe la muerte
amurallando su imperio
tres sorbos que hay que beber
en el cáliz expiatorio
para así poder vencer
la estrategia del demonio
ese que sabe adular
para sembrar el expolio
haciendo creer al Sheol
que es el dueño de todo
el ángel que tentó a Dios
con soberbia de antojo
el que trafica con almas
maquillando los esteros
contratando a bajo precio
pájaros de mal agüero
haciendo creer con maña
que aquí se acaba todo
para qué vidas eternas
esperanza de otro cielo
si la historia terminó
sin las bodas del Cordero
y una Madre se desploma
fundiéndose con el suelo
el dolor grabó su nombre
con bocanadas de fuego
y muere la muerte misma
al contemplar su destierro
con Ella muere Sanlúcar
muere Doñana y el Coto
muere el cauce del río
muere en la bota el mosto
mueren los viejos navazos
muere la red en los barcos
y muere la manzanilla
perdiendo color dorado
mueren todas las salinas
muere el trote de caballos
en carreras vespertinas
muere el rojo del ocaso
para despedirse del día
mueren de pena los patios
las plazas y los jardines
muere en la veleta el viento
prófugo por el Castillo
muere el silencio del claustro
y mueren los bellos trinos
muere el mirabrás certero
junto a Pepe Sanlúcar
muere el quinto centenario
en la esfera de dos mundos
muere el sentir sanluqueño
muere con sus cinco “sentíos”
muere la fe de un pueblo
de nobleza y poderío
que suene campanilleros
al son de las bambalinas
por la Cuesta del destino
mientras se espera sin prisas
la corona de los sueños
en tu dolor infinito
aquí te ofrezco el Pregón
muere por ti el pregonero
rubricándote en él su amor
¡Dolores, siempre Dolores!
la Reina de mis desvelos
la madre que supo amarme
sin condenas ni flagelos
¡Dolores, siempre Dolores!
amiga en los tormentos
la más leal confidente
joyero de mis secretos
¡Dolores, siempre Dolores!
ya escucho cantar al coro
ya cantan mil letanías
Sanlúcar ganó su empeño
¡Dolores, siempre Dolores!
y en la Trinidad tu reino.
 (7º DOLOR. PREGÓN DE LOS DOLORES 2018. RVDO. P. FRAY MARTÍN ALEXIS GONZÁLEZ GASPAR)

miércoles, 21 de marzo de 2018

Sexto día del Septenario a Nuestra Señora de los Dolores



Sexto Dolor: María recibe el cuerpo de Jesús al ser bajado de la Cruz
La daga del sexto dolor
como novia de la muerte
viste tul de oscuridad
con velo de fría noche
todo se ha consumado
todo como de repente
todo en fúnebre caos
todo en giro sin norte
todo en pura penumbra
todo en un seco golpe
el día izó las velas
navegando no sé dónde
y cumplió la profecía
cada letra de su nombre
hermanando cinco dagas
en el pecho de Dolores
¡no quiero que mires Madre!
lo que tú no te mereces
recuérdalo entre tus brazos
como un niño sonriente
¡no quiero que mires Madre!
aunque Eslava lo aconseje
no grabes en tu retina
el perfil de los azotes
ni la huella que la lanza
rubricaba con reproche
no busques con la mirada
los clavos de color ocre
¡no quiero que mires, Madre!
que la visión te enloquece
pues la vida se esfumó
desangrando al martinete
pudo el triunfo del Sheol
en los sepulcros inertes
donde cada sepultura
viste con piel de serpiente
¡no quiero que mires, Madre!
no hagas que me avergüence
pues la orla del pecado
sigue siendo mi cómplice
sembrando por los calvarios
los huéspedes de la morgue
¡déjame reparar Madre
el daño de los grilletes
que puse en tu corazón
crucificando inocentes!
quiero amainar tu dolor
con mixturas de aceite
descenderlo muy despacio
hasta dejarlo en tu fuente
voy a ser tu costalero
para amortiguar los golpes
a la carne desgarrada
donde agonizan los cortes
voy a ser tu capataz
para mimar el desate
y que sus manos hinchadas
no sientan el desenlace
seré fiel sepulturero
cuidadoso del detalle
para que su cuerpo sienta
mi obra de caridad fiable
porque sé que en ti María
su sangre en tu pecho late
y en tu abismo de dolor
un océano se abre
para que encuentre la paz
la tormenta deleznable
y se acune en tu regazo
el mejor de los mortales
eres trono, cielo y cruz
para el Cordero sangrante
siguen siendo tus entrañas
elegidas por el Padre
aunque nadie lo refiera
ni el Evangelio lo narre
fuiste de nuevo su cuna
arrullando los ultrajes
sin dejar caer al suelo
los flecos del estandarte
fuiste caricia y beso
deshojando soledades
escribiendo mil te quieros
en la piel de los desaires
fuiste bálsamo de luz
en el hueco lascerante
estrella de blanca estela
por penumbras corporales
fuiste dulce trovadora
de una nana de chupetes
mientras la luna mecía
el sueño de los cipreses
fuiste roca ensangrentada
donde la fe prevalece
agua limpia y cristalina
del manantial más agreste
fuiste por toda Sanlúcar
rosa de espinas doliente
terracota del lamento
las manos de cedro fuerte
sanluqueña perla negra
en un palio penitente
y nunca podrá el dolor
caminar con tanto porte
como lo hace en el tallo
del nardo de los Dolores
el Jueves de recogía
entre saeta y fervores
todo allí en la Trinidad
joyero de dos brillantes
donde reza sin descanso
la dueña de los cabales
pues en su cara de reina
va la calma más afable
la que enamoró mis “sentíos”
cuando la vi aquella tarde
aroma de primavera
en la cruz de mis afanes
me enamoraste mi Reina
y mi sentir tú lo sabes
pregonero cuando quieras
de tu Plaza y de tu Valle
de esta familia que quiero
porque me enseña a mimarte
vocero en blanco y negro
en mis puntos cardinales
que suerte ser sanluqueño
para seguir tus andares
por eso corre en mis venas
ese deseo innegable
de quedarme siempre aquí
a la vera de mi Madre
dejarme ser sanluqueño
aferrado a sus varales
ese día que en sus sienes
reposen muchos quilates
la fe de un pueblo entero
que no sabe cómo amarte
dejarme un hueco hermanos
para llorar como nadie
lo que hizo Ella por mí
las lágrimas bien lo saben
déjame sentir Sanlúcar
el reloj de los honores
cuando la misma Trinidad
corone a su Dolores.
(6º DOLOR. PREGÓN DE LOS DOLORES 2018. RVDO. P. FRAY MARTÍN ALEXIS GONZÁLEZ GASPAR)

martes, 20 de marzo de 2018

Antonio Bejarano cumple hoy veinte años como vestidor de la Señora de los Dolores


Hoy hace veinte años que los alfileres de la Señora son tocados por las mismas manos. Veinte años desde que la Madre luce de otra manera. Veinte años desde que las blondas, mantillas, encajes y tules sueñan con las manos que acarician su rostro nacarado.

Las mismas manos llevan veinte años dándole forma a una belleza de otro tiempo que nunca pasa, pero que desde hace veinte años es tan igual y tan distinta.

Dicen que veinte años no es nada, pero para nosotros es todo. Todo corazón, todo simpatía, todo amabilidad, todo saber estar, todo bien hacer, todo facilidades, todo belleza, todo armonía…

Cada nuevo atavío es una nueva lección y cada tiempo se hace imborrable en sus manos. Hoy tenemos la gran dicha de celebrar que unas manos prodigiosas, ensalzan a la Señora.

Hoy podemos decir con orgullo que Antonio Bejarano cumple veinte años vistiendo a la Reina de los Dolores.

Muchas gracias, Antonio. Que Dios te bendiga y que podamos celebrarlo cien años más.




Jesús Cruz nos ha regalado un Pregón para la historia


Estas líneas que se escriben con el poso y la calma que dan los dos días que han transcurrido, jamás serán capaces de transmitir el caudal de sentimientos y emociones que se vivieron el Domingo de Pasión en El Picacho. No son producto de la emoción contagiosa y desbordada al calor del escenario o de la amistad y cercanía con los protagonistas de la historia. Antes bien, nacen desde la absoluta necesidad de plasmar en un papel todo un cúmulo de sensaciones que todavía estamos asimilando.

No somos capaces de encontrar el adjetivo adecuado que defina un Pregón tan grande como la persona del pregonero. ¿Quizás memorable? ¿quizás profundo? ¿quizás arrebatado? ¿quizás precioso? ¿quizás elegante? ¿quizás original? ¿quizás actual? ¿quizás emotivo? ¿quizás sobresaliente? ¿quizás histórico?  Podríamos seguir enumerando adjetivos y nos quedaríamos cortos.

Durante sus dos horas y veinticuatro minutos de duración, - sí, dos horas y veinticuatro minutos- el Pregón no decayó en ningún momento. Todos los momentos fueron álgidos y luego tuvo otros instantes aún más sublimes y emocionantes, como el pasaje dedicado a nuestra Hermandad o el final con el piano a la Virgen del Amor. Un tiempo que pasó a ritmo de sentimiento y que se hizo fugaz por un vendaval de emociones desbordadas.

A todo ello se añade, que otros dos hermanos nuestros participaron del prólogo y el epílogo del mismo. El presentador Álvaro Velázquez que con una deliciosa y emotiva presentación -que le llevará más pronto que tarde a los atriles- descorrió los cerrojos del Pregón, y José Ramón Pérez que con el Ave María de Caccini al piano, puso el complemento perfecto a la voz ya quebrada del pregonero.

Nuestro hermano Jesús Cruz Sallago nos regaló un Pregón con mayúsculas, un Pregón que será recordado durante muchos años, un Pregón que ha marcado un hito en los atriles de nuestra Semana Santa. Pasarán los años y seguiremos recordando este Pregón de 2018, y algunos de nosotros podremos decir siempre con orgullo, que allí estuvimos para vivirlo.

La túnica de terciopelo bordada en oro que el pregonero recibió de nuestra Hermandad, realizada por el taller de bordado para su Niño Jesús y los pasadores de plata con el corazón de María traspasado por siete puñales, que recibió el presentador, fueron un detalle sin importancia ante la magnitud del regalo que recibimos nosotros.

Ya ha quedado dicho que es imposible describir con palabras todo lo vivido, pero la necesidad del corazón lo demandaba.  

     Por tantas y tantas cosas, muchas gracias, pregonero.